Tarot: El Mago

¿Qué hay más allá del Velo de Isis? ¿Qué Realidad existe pero sólo podemos percibir muy indirectamente, como el reflejo atenuado sobre el trocito de espejo que es nuestro sistema perceptivo?

De ese lugar eterno y misterioso emana el poder de manifestación de Mago; la facultad de señalar a la Energía un punto en el que concentrarse y alcanzar una masa crítica que desencadene el acto creador.

El Mago es el Uno, todos los unos; el Iniciador. Su trabajo es aportar un ego al océano de posibilidades; crear un polo de atracción, un ancla de amarre,  el centro capaz de generar en torno a sí un remolino creador.

El Mago nos conmina a tomar el control, y transformar nuestras ideas en realidad por medio de nuestras capacidades. Cuando tenemos una idea clara en nuestra mente, es hora de actuar. Mientras que el Loco comienza su viaje pensando que todo es posible, el Mago sabe que no es sino con concentración, trabajo y constancia que nuestros sueños se pueden hacer realidad.

En la iconografía convencional, es representado como un hombre (principio masculino creador) que puede ser un mago o chamán, un alquimista o astrólogo; pero también un ingeniero o un empresario, un artista o un diseñador. Todo son especializaciones añadidas por el desenvolvimiento histórico del Manifestador: aquel que es capaz de formar una idea en el plano metafísico (mental) y manifestarla en el físico (material). La creación es en realidad transformación: Las fuerzas del universo se reúnen y modifican en el Mago y así filtradas, producen una manifestación; como el cristal que recibe el rayo de sol y lo muda en un pequeño arcoiris.

En las representaciones convencionales este personaje suele encontrarse ante una mesa, donde descansan los símbolos de los cuatro Elementos. Estos elementos representan las herramientas del Mago: la espada es su pensamiento, el cáliz contiene sus sentimientos y afectos; la vara mágica es su pasión y su líbido; y el medallón representa su cuerpo físico, la base de la materialización. La mesa es el marco consciente, al que el Mago debe llevar todos sus recursos para que trabajen al unísono. Es un trabajo de concentración de la energía en un punto o idea en el plano espiritual; y de manifestación de esa idea en el plano material. ¿Son estas herramientas e ideas producto del cuerpo-mente del Mago, o es el propio Mago una proyección causada por la conjunción de estos recursos? El Mago sabe que él es el centro y principio, el deseo y consciencia en torno al cuál ocurre la magia; pero al mismo tiempo conoce su verdadera identidad como mero canal de una luz que manifiesta un sólo objeto, el Universo, y tiene un único Origen incognoscible hasta para el Mago.

También en la convención iconográfica, el Mago extiende su brazo derecho, el que es regido por el hemisferio izquierdo de la razón y el lenguaje verbal) para apuntar al Cielo (plano simbólico y metafísico) y con el izquierdo, regido por el hemisferio derecho de la imaginación y el lenguaje musical) apunta a la Tierra o plano experiencial y físico.

De esta forma el Mago reconoce que su cuerpo, su existencia en el espaciotiempo, es la herramienta de la creación, es decir la función catalizadora o vehicular del taumaturgo. En consecuencia, el ego del maestro de los hechizos muestra su importancia clave, equivalente a la de una estaca clavada en un terreno para señalar el centro de una futura ciudad, o la pregunta que guía un experimento científico. Sin embargo, el ego es en el fondo sólo uno más de los instrumentos del Mago; él sabe que no es el verdadero centro del Universo, sino otra manifestación más.

Esta carta en una posición propicia, nos indica la presencia de los recursos que necesitamos para poner en marcha un nuevo proyecto. Puede que ya haya comenzado esta empresa y que el Mago aparezca para recordarnos que debemos mantener nuestra energía en nuestro objetivo con valor y confianza, y agrupar nuestros poderes en torno a ella si queremos materializarla plenamente.

 

Seeing the world through a lens

En situación adversa, esta carta indica la incapacidad para focalizar nuestra atención en un sólo punto, la falta de alguno de los cuatro Elementos en nuestro acopio de facultades, o también que nuestra idea no es aún apropiada para encender la chispa y guiar nuestro trabajo.

El Mago puede hacer referencia también a una fuerza externa; una presencia (personal, pero también puede asumir otra forma, como un libro) que está ejerciendo el papel del Mago en nuestra vida, manifestando un cambio en ella. En sentido negativo, esta figura estaría actuando en nuestra contra: creando una ilusión falsa, o propiciando un revés de nuestros planes en su favor.

Si bien esta carta puede corresponder literalmente con el inicio de un proyecto -por ejemplo tener un hijo- lo más frecuente es que su ayuda sirva a un desafío u obstáculo en nuestro gran proyecto vital. Es la actitud de reunir todos nuestros recursos para su superación victoriosa, y de darle un enfoque positivo.

Autor: DiegoT

Soy el portavoz de una comunidad de trillones de células eucariotas, bacterias, levaduras, hongos y protozoos. Todos del Real Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *